10.11.11

A 15 días del Día Internacional de No Más Violencia Contra las Mujeres: ¡Sí, soy bruja!

¡Hoy es uno de esos días en los que me reafirmo como bruja!  Bruja buena, claro.  Pero bruja.  Porque en este país, toda mujer con criterio propio y la disposición para criticar el sistema se considera de inmediato como una bruja... y esa es otra forma de violencia en contra de las mujeres.

A nivel internacional, el acceso a la educación sigue siendo negado a millones de niñas y mujeres jóvenes.  La insistencia en relegarles a la esfera de lo doméstico, convierte en impensable la idea de que tenemos derecho a estudiar y a desarrollar nuestra inteligencia plenamente.  Sin embargo, pensar que en Puerto Rico esto está superado, es una falacia.

A pesar de las estadísticas de mujeres estudiando en las universidades de la Isla, todavía encontramos personas que esperan que las mujeres estudien para ocupar posiciones en las cuales obedezcan, atiendan y apoyen a otras personas.  Disentir, pensar, hablar y actuar en contra del sistema equivale a contradecir a los dioses que el patriarcado nos impone: el marido, el pastor, el jefe, el padre, el propio sistema en el cual vivimos.  Es por eso que una secretaria de la Familia se atreve a decir que las mujeres deben ser como las mamás gallinas, que un senador atribuye a las madres solteras la criminalidad rampante en la Isla y un gobernador se ampara en una campaña de "promesa de hombre" como único remedio contra la violencia en relaciones de pareja.

Nos quieren "santas" porque las "santas" obedecen, complacen y se ajustan a la realidad que una tercera persona les impone.  Es la extensión del voto de obediencia y castidad que hacen las religiosas católicas...

Así que, cuando como mujeres abrimos los ojos y entendemos los por qués de tantos eventos de nuestras vidas (la exclusión de un equipo deportivo, la obligación de casarnos vírgenes, la expectativa de que seamos madres y dejemos el trabajo, la presión para que permanezcamos sumidas a la sombra de un hombre) estamos obligadas por nuestras conciencias a ser brujas y rebeldes.  Hoy admito que soy bruja.  Ayer también lo era.  Mañana también lo seré... y así, bruja buena que actúa desde el amor a la justicia y a la dignidad humana, hoy dedico esta entrada a otras tantas brujas que amo y respeto y a las tantas otras que aún no conozco pero que sé que están por el planeta haciendo conjuros por la paz y equidad para todas las mujeres (¡y los hombres también!).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Mujeres, política y violencia en el 2017

Por ahí hay quien dice que quien paga manda. Y si miramos el mundo político actual junto a las estadísticas económicas de Puerto Rico s...