10.10.12

Un tiro en la cabeza




Ayer, una niña de 14 años llamada Malala recibió un tiro en la cabeza por defender la educación para las niñas en Pakistán.  ¿De dónde provino la bala?  De la furia religiosa que se ampara en dioses para adjudicarse el derecho a pensar, sentir y decidir por otros seres humanos.  En Pakistán, los Talibanes prohibieron desde el año 2009 la educación para niñas y  en ese momento, con tan sólo 11 años de edad, Malala denunció la situación a través de un blog.

La historia de Malala es la historia de muchas otras activistas a través del mundo.  De todas las edades, etnias, religiones, orientaciones e identidades sexuales, son mujeres que transgreden las normas que se nos imponen por el mero hecho de ser mujeres.  Las defensoras de los derechos humanos de las mujeres siempre están expuestas a la violencia social, religiosa y gubernamental.  A Malala le dispararon en la cabeza mientras caminaba al salir del colegio.  A otras activistas las violan, las golpean, las desaparecen, las amenazan.  Todo eso por el mero hecho de exigir equidad y de atreverse a soñar con un mundo de oportunidades, de bienestar y de seguridad para ellas y para las demás.

En Puerto Rico, no dejamos de tener nuestras Malalas.  Sólo que a veces nos pasan por el lado y no las vemos.  Niñas y mujeres que no se resignan a vivir en desigualdad, a renunciar a la felicidad y a dejarse mandar como si fueran menos seres humanas que el resto de la sociedad.  Acá también les esperan tiros en la cabeza.  Quizás no de una arma de fuego ni con la estrategia burda de un talibán.  Acá las aíslan, las desprestigian, las persiguen troles en las redes sociales y se les limitan derechos desde una maquinaria que incluye al estado y a las iglesias conservadoras.  Acá se mofan de ellas, las mandan a callar y se utiliza el sistema educativo para decirles desde pequeña cuál es su lugar.  Acá tenemos nuestros propios talibanes como Rivera Schatz, Aníbal Heredia y el propio Fortuño.

Espero que Malala supere la bala y el odio.  Espero que se levante de la cama y pueda tener una vida plena como la que ella y toda niña se merece.

Espero que en Puerto Rico nuestras niñas también tengan una vida plena y que superen las agresiones sexuales, las pocas oportunidades económicas, los embarazos tempranos y la pobreza.  Aunque yo no sólo espero.  Creo en la acción y por eso actúo.  Ojalá todas y todos, aprovechando el espacio que nos ha tocado vivir, nos decidamos a actuar, como se decidió Malala a pesar de que eso implicaba arriesgar su vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Candidata yo? A un año de lanzar una candidatura

Hoy hace exactamente un año que anuncié de manera oficial mi candidatura a senadora por acumulación con el Partido del Pueblo Trabajado...