22.10.12

Luis te necesita


Hace varias semanas recibimos en Matria una invitación sorprendente.  En el mundo surreal de la colonia todo puede pasar.  En un sobre blanco nos llegó nada más y nada menos que una invitación para asistir a una actividad de recaudación de fondos de Luis Fortuño.  Por un moderado donativo de $500pp, Proyecto Matria podría participar en una fiesta cuyos detalles no aparecen en la invitación aunque sí aparece otra información.

Augurando tener una excelente probabilidad de ganar la elección y el plebiscito, nos dicen enfáticamente que necesitan nuestra ayuda.  Lo cierto es que, en el año 2009 y a pesar de que conocíamos la agenda del gobernador, Matria puso a su disposición el modelo de desarrollo económico e incubación de microempresas desarrollado en la organización y que ha sido reconocido a nivel internacional.  Tal parece, sin embargo, que no necesitaban ese tipo de ayuda.  Necesitaban más un modelo de empresarismo hueco y basado en alabanzas cristianas que no ha generado el crecimiento económico que vaticinaron.  Hoy necesitan nuestros $500. 

Viendo la incapacidad gubernamental para atajar la violencia hacia las mujeres, Matria también hizo recomendaciones escritas y públicas al gobierno para generar acciones concretas y viables dirigidas a crear una red de protección y prevención.  Ante el fracaso de la  “Promesa de Hombre”, el aumento en violencia entre jóvenes y el alza en asesinatos de mujeres, propusimos fortalecer espacios comunitarios y dar herramientas a nuestra gente para que identifiquen a tiempo la violencia de género y sepan qué hacer antes de que una mujer pierda la vida.  ¡Ah!  Pero parece que eso tampoco lo necesitaba Luis.  Prefirieron contratar al impostor Aníbal Heredia en el Departamento de la Familia y financiar organizaciones que atienden la violencia de género desde una visión rosada que encierra a las mujeres en los mismos estereotipos que las hacen desiguales y vulnerables a la violencia.  Lo que Luis necesita son nuestros $500. 

Y así, descartando nuestras propuestas y las de otras organizaciones, no sólo nos excluyeron e invisibilizaron dentro del sistema gubernamental, sino que además nos recortaron fondos.  Imagino que porque no nos necesitaban para oprimir las mujeres pobres de la Isla y tampoco nos necesitaban para quitarnos derechos a las demás.  Lo que necesitaban y necesitan hoy, son nuestros $500 para volver a ganar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Candidata yo? A un año de lanzar una candidatura

Hoy hace exactamente un año que anuncié de manera oficial mi candidatura a senadora por acumulación con el Partido del Pueblo Trabajado...