11.10.12

La Comay "Unplugged"


Anoche Kobo Santarrosa fue desconectado de la Comay y su programa quedó, al menos momentáneamente, "unplugged". ¿"Unplugged" de qué?  De esa mítica influencia del rating sobre los principios éticos de los líderes de nuestro país.

Anoche, por fin, un partido y su candidato a la gobernación se atrevieron a decirle "No" a Kobo Santarrosa y al hacer públicas sus razones, le quitaron la máscara a su muñeca para obligar al país a mirar de frente el monstruo de la homofobia, el machismo y el mal decir del prójimo que mueve los hilos de esa marioneta.

Las opiniones de algunas personas expertas en mercadeo estuvieron divididas ante el evento.  Hubo felicitaciones, pero también críticas a la postura del PPT.  Sin embargo, esas críticas negativas se centraron principalmente en la pérdida de la oportunidad de llegar al público de Santarrosa.  Imagino que ese es el mismo análisis que habrán hecho otros candidatos y candidatas al elegir asistir a Súper Exclusivo.  Piensan en las miles de personas que sintonizan el programa y en la capacidad que tiene Santarrosa de influir en sus opiniones.

Yo hago otro tipo de análisis.  Un análisis en el cual la ética va de la mano de las acciones.  ¿Podemos reclamar que queremos un cambio en el país y seguir haciendo lo mismo que l@s demás? Ese hacer lo mismo, y no pensar en las consecuencias, nos va en contra cuando queremos abrir paso a nuevas ideas basadas en valores de equidad, respeto y justicia.

Así que tal vez no a sólo a Santarrosa hay que desconectarle el cable del sonido.  Hay que desconectárselo a tod@s l@s polític@s que echan al zafacón sus discursos para rendir sus valores al mejor postor o al rating de las masas.

Pregunto, además, ¿qué queremos del pueblo? ¿Que reflexione o que reaccione?  Yo prefiero que reflexione y que entienda que hay un mundo fuera del horario de La Comay/Santarrosa.

En política, al menos el tipo de política que queremos ver en la Isla, asumir posiciones de liderazgo implica algo más que tener un consultor de imagen y pagar pautas comerciales.  El país necesita otra cosa.  Necesita gente que haga propuestas, que sostenga sus valores desde la acción, que sea sensible a las necesidades de los grupos más vulnerables y que sobre todo, sea valiente y vertical.  Ya no estamos para cobardes que se dejan manejar como títeres y que ceden a presiones grupales.  Eso no es para personas adultas que están pidiendo al país un voto de confianza.

Quien se deja manipular por un titiritero y un rating comercial, se dejará manipular luego por el capital que lleva décadas controlando la economía y el desarrollo del país.  Igualito que Fortuño.  Igualito que su partido.  Igualito que el PPD.

Luego de saber que hubo un evento de La Comay "Unplugged", espero enterarme de que somos capaces de desconectarnos de l@s oportunistas polític@s para conectarnos con una visión amorosa, veraz y de equidad de nuestro país.


 

2 comentarios:

  1. Julio M. lópez Keelan4:08 p.m.

    De acuerdo Amárilis. No podemos seguir haciéndole el juego a esta muñeca, osea el Kobo que se esconde detrás de la muñeca para imponer sus criterios homofóbicos y discriminatorios al Pais completo. Un fuerte abrazo a lo/as compas del PPT
    Julio M. López Keelan

    ResponderEliminar
  2. Lo increible es que la defensa del tan conocido muñeco (a), es de acusación hacia personas del partido. Pero un olmo nunca ha dado peras

    ResponderEliminar

Mujeres, política y violencia en el 2017

Por ahí hay quien dice que quien paga manda. Y si miramos el mundo político actual junto a las estadísticas económicas de Puerto Rico s...