23.11.12

La mujer de la maranta roja



Hay una mujer pelicolorá, altanera y exuberante plantada en una calle de Santurce exigiendo que la dejen de maltratar.  Mahones apretados, camisa “strapless” y mirada fija compiten con los tatuajes que la adornan.  ¿Marcas de guerra?  Tal vez.  Esas marcas, al menos, son visibles.  Pero las marcas que miles de mujeres llevan en su espíritu gracias a la desigualdad y la violencia machista no son visibles a simple vista.

[Lee la columna completa en 80 grados: http://www.80grados.net/la-mujer-de-la-maranta-roja/]

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Amor y dulzura, fuerza y coraje

Puntos cardinales. Los valores son una brújula que nos da dirección, fuerza y consistencia durante toda la vida. Amor y dulzura,...